El Hundimiento: La clonación de los virus


El Hundimiento: La clonación de los virus. 

1. Todo constructo sofístico -por tanto lleno de contradicciones y relatos- tiene un núcleo en donde éstos llegan al paroxismo.

2. En la teoría de los virus dicho núcleo es la teoría de la "clonación de los virus". Puesto que dicha clonación es alegada por los virólogos como la razón por la cual los virus nos hacen daño, esto es, son "patógenos", si dicha teoría de la clonación es contradictoria, errónea, ficticia o simplemente carece de fundamento real TODA la teoría de los virus cae con ella.

Efectivamente, el ya centenario y estéril debate respecto a qué sean esos elusivos entes - microrganismos, exosomas, pedazos de núcleo celular, proteínas, pedazos de ARN, etc.- solo es relevante porque los mismos no solo se consideran patógenos sino los patógenos por antonomasia del universo de lo minúsculo. Si fuesen inocuos ni siquiera nos interesarían.

Por tanto, si la actual teoría de por qué son patógenos resulta contradictoria e inconsistente es que la misma es errónea o falsa, i.e., conscientemente elaborada con plena conciencia de que es una ficción.

La transmisión de dichos entes de persona a persona, de animales a personas, del "contagio", epidemias víricas, enfermedades víricas, vacunas y medicamentos desaparece por completo. Y, como se demuestra a continuación, éste es precisamente el caso.

3. Repasemos los dogmas canónicos víricos al respecto: ¿Por qué nos hacen daño los virus exactamente?

a) Dogma 1: "Los virus no se alimentan"

Por tanto, a diferencia de los parásitos, no nos hacen daño al alimentarse e ingerir pedazos nuestros.

b) Dogma 2: "Los virus nos hacen daño, ESTO ES, SON PATÓGENOS porque absorben pedazos de nuestras células". 

Ahora bien, puesto que de acuerdo con el Dogma 1 no los absorben para alimentarse ¿para qué lo hacen exactamente? 

Pero entonces llegamos al más espectacular y asombroso de los dogmas de la virología, a saber:

Dogma 3: "Los virus absorben pedazos de nuestras células para reproducirse mediante clonación".

Recapitulemos estos fundamentos canónicos de la teoría vírica, de acuerdo a los cuales:

a) "Los virus son los únicos entes no minerales del universo que NO se alimentan.

b) "Los virus son los únicos entes no minerales del universo que se reproducen por clonación de sí mismos mediante la ingesta de pedazos de OTROS entes". 

Por tanto la respuesta completa a la cuestión de por qué nos hacen daño los virus es:

Dogmas 1, 2 y 3: "Los virus nos hacen daño porque absorben pedazos de nuestras células no para alimentarse sino para reproducirse por clonación de SÍ MISMOS usando esos pedazos NUESTROS. 

4. Ahora bien, esto no solo es contradictorio. Es el dogma pseudo científico más ridículo de la historia. Huelga decir que semejante portento y maravilla JAMÁS HA SIDO DEMOSTRADO, es un simple relato, una elucubración gratuita, y nunca podrá ser demostrado porque es imposible demostrar la existencia de algo contradictorio debido a que lo contradictorio es imposible que exista.

Analicémoslo:

Los Dogmas expuestos significan que los virus absorben "material genético" de otros entes de otra especie. De modo que con material genético de OTROS entes "hacen copias de SÍ MISMOS", las cuales, mágicamente, convierten en su propio material genético con su propio genoma.

Esto es, con el genoma de OTROS entes, los virus - que ya tienen su propio genoma como cualquier ente incluidos los que se clonan a sí mismos- nadie sabe cómo ni para qué claro está- fabrican copias de SU genoma, el cual, por definición, es DIFERENTE del genoma de sus anfitriones.

Esto es equivalente a hacer un clon de la oveja Dolly, no con el material genético de la propia oveja Dolly sino con el de un pingüino, un mosquito, un rinoceronte o una mujer. Es puro surrealismo. No existe en la naturaleza, claro está, pero obviamente tampoco existe ni puede existir en la ingeniería genética.

5. Por tanto, la razón alegada por los virólogos como explicación de por qué nos hacen daño o son patógenos los virus no solo es contradictoria, es completamente absurda, delirante y completamente gratuita. Y, por ello, como hemos indicado arriba, TODA la ya centenaria teoría y praxis médica, sanitaria, epidemiológica etc, de los virus es completamente ficticia, puesto que su supuesto hecho explicativo no solo no existe ni se ha demostrado jamás que exista, sino que por absurdo y contradictorio es imposible su hipotética demostración.

Es imposible por absolutamente contradictorio hacer clones de la oveja Dolly con pedazos o "material genético" de un tigre o de un delfín. Que semejante milagro hilarante lo realice un supuesto ente que es apenas el corpúsculo más simple que existe en el peor de los casos y en el mejor el microrganismo más simple que existe es, sin más, ridículo.

6. Ahora bien, sí que hay un precedente - más bien modelo- de esta delirante "teoría", aunque el mismo no está ni en la naturaleza ni en las técnicas genetistas sino en el más famoso de los mitos, a saber: La "creación" de Eva del capítulo Génesis o Bereshit de la Torah. 

Efectivamente, en dicho relato Yaweh actúa exactamente igual a como lo hacen los virus, si bien no para clonarse a sí mismo sino como Ingeniero Genético de terceros, a saber:

a) Toma un pedazo de material genético de Adán - el anfitrión.

b) Convierte dicho material genético y genoma de Adán, - como los virus en su fantástico laboratorio genético interior con nuestro material genético-  en un material genético con genoma diferente, a saber: El de Eva. Yaweh fabrica a Eva con el material genético de Adán. 

No obstante, debemos reconocer que los virus poseen una tecnología bastante superior a la de Yaweh.

A fin de cuentas, el genoma de Adán y el de Eva son muy próximos, en cambio entre nuestro genoma y el de esos microrganismos hay todo un "abismo genómico". 



Compartir:

3 comentarios:

  1. Pensaba que esto era más serio. Debes informarte más de lo que hace realmente un virus.
    Un virus no "ingiere" nada. Se planta en una célula, se clava en ella con sus proteínas, que son compatibles con las nuestras, abre la pared celular e inocula toda su carga genética para que nosotros mismos hagamos copias del virus. Las células son tontas, no tienen defensas internas, no pueden preveer que la carga genética introducida en su citoplasma sea dañina.
    El virus nos engaña haciendo creer a la célula que la carga enviada dentro es propia y por tanto la célula la utiliza para construir lo que venga codificado en ese ADN o ARN.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Esa es otra fantasía muy célebre en el mundo increíblemente cretino, pura especulación gratuita, de la virología. En vuestra puñetera vida habéis visto nada de esto ninguno, entre otros "pequeños detalles" porque los microscopios electrónicos no filman, fotografían, así que esa peli del virus "abriendo la pared de la célula" introduciendo el material suyo y diciéndole al "maestro de obras celular "oye majete, con este genoma mío, pero usando to propio material con tu propio genoma, vas a hacer mil clones de mí mismo", no solo tropieza con el mismo escollo sino que es igual de ridículo y totalmente inventado. Estamos hasta los cojones de que hagáis pasar simples fantasías y relatos -a cada cual más idiota y más Fábula de Esopo con virus antropomorfos y "astutos" y "células tontas"- por hechos verificados.

    ResponderEliminar