Suecia y los países nórdicos, el modelo a seguir contra el coronavirus

 

Suecia, gestión admirable.

 La gestión de Suecia frente al coronavirus ha sido criticada por unos pocos y admirada a la vez que envidiada por muchos, incluida la OMS que avaló la forma de atajar el coronavirus. La estrategia empleada difiere mucho respecto a la de otros países. Suecia junto a España es también uno de los países con la mejor sanidad del mundo.

Inmunidad de grupo como estrategia

La inmunidad de grupo ha sido la estrategia usada por Suecia para hacer frente al coronavirus, parece la opción más temeraria y peligrosa aunque lo cierto es que su datos y sus cifras avalan su estrategia.

En primer lugar hasta el momento han contabilizado 5.766 muertos por coronavirus lo que equivale a 558,31 muertos por millón ó 56,62 por 100.000 habitantes con una caída del PIB del 8,6%, los suecos no han sido confinados, han continuado haciendo vida normal, ni han llevado mascarilla, incluso está desaconsejada, solamente se hacen recomendaciones a la población, no prohibiciones. Su turismo no es nada desdeñable y al ser un país con políticas progresistas el acceso a él suele ser sencillo, por lo tanto, si nos ponemos en situación, a priori, es un país bastante expuesto. El factor más decisivo y por el que han conseguido cortar la cadena de transmisión es: la responsabilidad individual y social junto al distanciamiento social, características innatas en los suecos y la idiosincracia de los países nórdicos. 
Esto también se ha visto en países como Japón y Corea del Sur países sin un confinamiento estricto, responsables socialmente y con comportamientos de distanciamiento social muy similar al de los suecos.

La situación epidemiológica en Suecia está mejorando mucho mejor que en otros países, aún así, medios insidiosos obsesionados con el uso de mascarillas le hicieron una pregunta al epidemiólogo jefe sueco Anders Tegnell: 

"Preguntado ayer por una recomendación para el transporte colectivo, Tegnell resaltó que lo importante es evitar aglomeraciones: "Si no tenemos éxito, podremos discutirlo. Pero mantener la distancia es significativamente mejor que llevar mascarilla".  
Para que el lector tome perspectiva, en España tenemos contabilizados 28.581 muertos lo que equivale a 603,87 muertos por millón, aunque realmente han anunciado que son más, entorno a 50.000 muertos, en otras palabras se están escondiendo muertos, ya que las cifras de Sanidad y las Comunidades Autónomas no coinciden. Nuestro PIB ha caído un 18,5 %, la mayor caída de Europa, fruto de una gestión dudosa y con muchas cosas que aclarar de cara al futuro.

Los contagios no paran de subir en España aunque tengamos las medidas más estrictas de Europa: mascarilla en cualquier lugar, incluso al aire libre; no fumar sin distancia de seguridad, tiendas y bares con restricciones. Algo indica que las restricciones no solucionan nada, hay algo que se le escapa al pueblo español y sus políticos.

Suecia ha hecho lo contrario que el pueblo español, Europa y el mundo, ¿cómo es posible que les vaya tan bien?

¿La psicología juega a favor o en contra en una pandemia?

Los suecos confían plenamente en sus políticos, hay cercanía, no son personas distante y ricachonas que al acceder al poder se consagran como casta intocable. Hay confianza también de los políticos hacia sus ciudadanos, cuando no hay confianza vienen las prohibiciones y las multas. Por lo tanto, un factor importante es la confianza mutua pueblo-dirigentes.

Los suecos no son tan adictos a la caja tonta (televisión) ni la prensa les bombardea constantemente sobre el coronavirus, no retransmiten cada muerte en directo, ni generan pánico. En definitiva, no sea crea histeria colectiva. Al estar menos expuesto a este tipo de elementos no se produce una sugestión y un efecto nocebo que puede acarrear somatizaciones que terminan manifestándose como enfermedades.

Han considerado que el COVID-19 es una gripe estacional como la de otros años, lo cual, puede ser cierto porque parece que han desaparecido todo indicio de enfermedades de otro tipo, ahora parece que todo el mundo muere de, por o con coronavirus.

Saben que aparte de la ruina económica, un confinamiento trae problemas de muchos tipos: psicológicos, estrés, ansiedad, tendencias suicidas, sedentarismo, violencia doméstica, etc.

Una entrevista con Yoram Lass, ex director general del ministerio de Salud de Israel nos aclara varias cosas. Puntualiza lo comentado anteriormente, sobre los medios de comunicación y redes sociales: amplifican el temor a la "pandemia", genera histeria colectiva

Para Yoram Lass todo esto es una gripe más, como todos los años, afirmación que suscribimos en este blog, en este caso se le ha dado mucho bombo y se ha patrocinado demasiado, si hacemos memoria y somos suspicaces ya nos intentaron "colar" epidemias en años atrás, pasó con el ébola y pasó con la gripe porcina en el 2009 que fue de una magnitud similar a la actual pandemia pero, sin cuarentena.

Simplemente, a la gente no le llamo la atención la pandemia de gripe porcina en 2009, ya que teníamos problemas más graves: una crisis financiera, la gente solo estaba pendiente de recuperarse económicamente. Aún así, los medios de comunicación nos bombardearon y atemorizaron sin éxito.

Parece haber una cierta correlación entre confinamiento y colapso del sistema sanitario, pese a que se podría haber esperado una gran cantidad de enfermos que pudieran colapsar camas y UCI en hospitales no fue así en Suecia..., sí colapso el sistema sanitario en España, Reino Unido, Italia, o sea aquellos que impusieron un régimen estricto a su población.

También se habla del efecto de bola de nieve:
"Los gobiernos tienen miedo de los ciudadanos, acaban implementando medidas muy severas que hace que el pueblo se alarme más y genere una histeria aún mayor, al final desembocamos en medidas irracionales"
Justo lo que está pasando en España ahora, el gobierno que no acierta en las medidas, no se guía por criterios científicos y sanitarios (se inventa comité de expertos) la gente se encuentras en un estado de histeria colectiva y tomando medidas irracionales, llegando incluso a insultar y agredir a quien no tiene la mascarilla bien puesta.

Parece que lo idóneo es informar con objetividad a los ciudadanos y decirles lo que está ocurriendo sin tratar de arruinar el país según Lass.

Lass también afirma en la entrevista que se están falseando las muertes, es decir, cambiando la etiqueta de causa de muerte por la de "COVID19" y parece que es cierto, en España ahora parece que todo el mundo muere por coronavirus, ha desaparecido la gripe común, cáncer, enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Por otra parte, es lógico que a más cantidad de test más número de positivos, los PCR y el número de contagios se están convirtiendo en otra herramienta de alarma y temor, el 80% en España son asintomáticos, es decir, personas sanas..., en Suecia a personas sanas y con síntomas leves no se les diagnostica ni hacen test (los PCR no son una herramienta de diagnóstico final sino de investigación), se les recomienda cuidarse y pasar el resfriado en casa, algo de sentido común...

Es cierto que Suecia tuvo un pico alto de contagios y muertes, pero presumiblemente será el último (hasta el próximo otoño-primavera que como es típico vendrá otra gripe), además, no tendrán que hacer frente a las consecuencias de haber confinado un país entero hasta llevarlo a la ruina, consecuencias que pueden ser: gente desempleada, inanición, problemas psiquiátricos. Lass sugirió que las consecuencias del confinamiento llevará a morir a más gente que el propio coronavirus. En otras palabras, será peor el remedio que la enfermedad.

Lass nos ofrece un dato estadístico: en el 2017 hubo 25.000 muertes de gripe en Italia frente a 30.000 de coronavirus actualmente, algo que entra dentro de la normalidad estadística. La tasa de letalidad del COVID se encuentra entorno al 0,2%, en el rango de una gripe estacional.

Puntualizamos además, la mayoría de muertes son de personas ancianas que viven en residencias (caldo de cultivo para cualquier virus), el 90 % de muertes de "coronavirus" en Suecia (en España la cifra es similar) fue en asilos. Así que llegamos a la conclusión de que no es necesario confinar un país donde la mayoría de pacientes de riesgos y víctimas se encuentran en residencias y, además, el 80 % de la población es asintomática y pasa la enfermedad sin enterarse. No se justifica la parálisis y destrucción del país, así como la destrucción de la vida, el derecho y libertad de las personas. Solo se entiende si se han tomado decisiones irracionales o hay intereses subrepticios detrás de todo.

Después de todo, puede que sea una gripe en la que tenemos el foco y la lupa sobre ella, gripe a la que se le está prestando una excesiva atención.

Parece ser que los test PCR y las muertes falsamente adjudicadas a COVID19 son las que están sirviendo de instrumento psicológico de terror en países como España y Latinoamérica donde los confinamientos están siendo más estrictos.

Por lo tanto, y como pasa con la educación, parece que en el factor de psicología y sentido común estamos a años luz de ellos.

Inmunidad colectiva por exposición

Ha sido la manera de combatir el coronavirus desde el inicio de la pandemia y posiblemente el que acabe adoptando el resto de países activamente, la vacuna aún está lejos y su efectividad no está garantizada. 

En los países con mascarillas, confinamiento y medidas para atajar el virus la inmunidad colectiva también ocurre, pero mucho más lentamente, viendo la gran cantidad de asintomáticos entre la población y por los tests realizados quizás la opción que hay que barajar es la de inmunidad de grupo seguir con medidas restrictivas y severas es intentar retrasar lo inevitable.

No se puede esperar una vacuna (innecesaria) cuando el sistema inmune de la mayoría de nosotros funciona perfectamente y puede reconocer y combatir el virus. Mientras se imponen medidas de confinamiento estrictas y se espera la vacuna se está destruyendo la economía productiva y el tejido empresarial. Por lo tanto, parece que los suecos lo han entendido muy bien he ahí que su PIB es el que menos ha caído.

El hecho de que se retrase la estrategia de la inmunidad colectiva en otros países por el confinamiento es que cuando salgan de él volverán a recaer fácilmente en otoño en un nuevo brote, una "segunda ola" al no salir la mayoría de la población inmunizada.

En definitiva, el modelo que estamos empleando en España es absurdo: estamos atado y seremos esclavos hasta la aparición de un remedio, medicamento o vacuna. Nunca una pandemia se había abordado así; destruyendo la vida de las personas.

Suecia no ha sido un país irresponsable que ha abandonado sus ciudadanos a su suerte, para nada, ha impuesto sus directrices, se han tomado medidas pero muy laxas y se ha hecho recomendaciones, como trabajar desde casa, y evitar reuniones de más de 50 personas,  también se ha aconsejado a mayores de 70 para que no se expongan excesivamente y sobre todo se ha alentado un distanciamiento social responsable. Los colegios y bares han seguido abiertos. El objetivo ha sido la inmunidad colectiva gradual evitando la acumulación de una gran carga viral que podría causar más problemas.

Por lo tanto, lejos de imposiciones y obligaciones, el Gobierno Sueco ha hechor recomendaciones y sugerencias, esto, junto a la confianza que el pueblo tiene en su gobierno han conseguido atajar la pandemia gracias al autodistanciamiento y autoresponsabilidad.

El epidemiólogo estatal Anders Tegnell de la Agencia de Salud Pública de Suecia afirma lo siguiente:

“Lo que está sucediendo ahora es que muchos países están comenzando a adoptar el método de Suecia. Están abriendo las escuelas y tratando de encontrar una estrategia para solucionarlo. Todo se reduce a la sustentabilidad. Debemos tener medidas que podamos seguir aplicando a largo plazo, no solo por algunos meses o durante varias semanas”
Por otro lado, el israelí Amnon Shashua, fundador de Mobileye, partidario del modelo de la inmunidad colectiva afirma lo siguiente:

“El modelo de cuarentena con base en los riesgos no solo es ventajoso desde el punto de vista de la sustentabilidad económica”, sino también porque “cuando se libere del confinamiento al grupo de alto riesgo, se tendrá una población inmune en su mayoría y de manera natural habrá una propagación muy lenta de la infección con buenas posibilidades de alejar la tormenta hasta que haya una cura o una vacuna”
Michael Osterholm del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas en la Universidad de Minnesota afirma lo siguiente:

“Suecia tiene un modelo al que debemos prestar atención y, aunque no es el único modelo, sí debemos tener estos debates”. Debido a que no habrá pronto una vacuna milagrosa, dijo Osterholm, “este virus no dejará de enfermar a la gente hasta que lo contraigamos al menos a un nivel del 60 o el 70 por ciento”

Dicho esto y observando los hechos actuales, parece que la forma de enfrentarse a las pandemias no ha cambiado a lo largo de la historia: la inmunidad colectiva, intentar esquivar la pandemia, evitarla y esperar el remedio no está dando resultados, y lo que se va a conseguir es que se destruya naciones enteras y que vuelva una segunda ola más cruenta

En otra entrevista a Johan Giesecke reputado epidemiólogo sueco lo tiene claro: "todos se van a infectar hagan lo que hagan, se expande como un incendio" apoyando la medida del confinamiento suave y la inmunidad colectiva.

Giesecke afirma que no hay evidencia científica para apoyar un confinamiento estricto, de lo único que hay evidencia es que lavarse la manos es positivo y también el distanciamiento social. Sugiere también que la estrategia de confinar a los ciudadanos puede ser más perjudicial que positiva, ya que es difícil que la transmisión se dé al aire libre. 
Estamos de acuerdo con Giesecke, un confinamiento estricto y cortar de raíz los hábitos de las personas puede acarrear traumas y enfermedades psicológicas, así como físicas, fomentando el sedentarismo.
La cuestión de la vitamina D y su absorción es importante, si tenemos un déficit de ella estaremos en un problema, más bien en muchos, ya que es imprescindible para nuestro cuerpo y sus procesos, por ejemplo, nuestro sistema inmune puede verse debilitado siendo más propenso a las infecciones, incluidas la gripe y el coronavirus.

En Suecia lo saben, por tanto lo que han recomendado es a la población salir y exponerse moderadamente, estrategia que hasta el momento ha funcionado.

En los países vecinos como Noruega, Finlandia y Dinarmarca los epidemiólogos avisaron al Gobierno de que no era necesario un confinamiento, sin embargo, acabaron imponiéndolo.

La estrategia inicial de Reino Unido fue la de la inmunidad colectiva, hasta que recibieron un informe del Imperial College de Londres con sus proyecciones catastróficas que hicieron que saltaran las alarmas provocando que el Gobierno británico cambiara la estrategia hacia un confinamiento severo.

Giesecke también afirma que el 98% de los contagiados no tiene síntomas, se encuentran sanos o no saben que están infectados y no acuden al hospital.

Podremos compara las distintas estrategias de los países, objetivamente, dentro de un año y tras el paso de la pandemia.

Los países con confinamiento estricto los más azotados por la pandemia.

Sabemos que la gestión de los países con un confinamiento estricto no está siendo brillante, la población está atemorizada, con sus derechos y libertades anulados, empresas hundidas y un desempleo excesivo.

Lo peor está por llegar, las secuelas del confinamiento se verán muy pronto tanto en la gente como en el país. Queda claro que los países con confinamiento severo han fracasado sanitariamente y económicamente: una gran cantidad de muertos y una caída del PIB brutal, respectivamente.

Los países que han optado por un confinamiento laxo han podido salvar al menos la parcela económica, sin embargo, tampoco han salido mal parados sanitariamente.

Giesecke afirma en la entrevista que un confinamiento estricto no se puede sostener en el tiempo, la gente acabará saliendo y acabará rebelándose, situación que estaría apunto de suceder en España, la población se está dando cuenta de las irracionalidades y las medidas dictatoriales, se están empezando a organizar manifestaciones y protestas contra el Gobierno y calificándolo todo como Plandemia, por lo que parece que se están cumpliendo los pronósticos del epidemiólogo sueco.

También indica que una cuarentena extrema y severa es un peligro para la democracia, personalmente, en España podemos verlo, se han perdido por el camino muchos derechos, y, no puedes respirar oxígeno al aire libre sin el riesgo de ser multado. Por tanto, Giesecke ya nos advierte en los últimos párrafos de la entrevista de que la pandemia es una oportunidad para los dirigentes de obtener más poder sobre el pueblo, las decisiones políticas están consiguiendo que los poderes se vean reforzados en detrimento del de los ciudadanos. 

Muchos, venimos advirtiendo de que en España estamos en una dictadura y un cambio de régimen, las consecutivas prorrogas innecesarias del estado de alarma y el caprichoso sistema de fases así lo demostraron, ahora se suman las medidas incoherentes sin apenas respaldo científico. 

El reto de España y la parte más complicada será cuando quiera salir completamente del confinamiento, ha sido fácil entrar pero no será tanto salir. Viendo lo enfurecido que está el pueblo español con el confinamiento, las medidas y su Gobierno puede que la salida sea abrupta ya que el Gobierno no está por la labor de relajar las medidas.

Para el resto de países Giesecke apuesta por una relajación de las medidas e ir abriendo paulatinamente colegios y bares e ir analizando minuciosamente como evoluciona el virus.

A la respuesta de por qué países como Brasil que han tenido un confinamiento algo menos laxo no han obtenido los resultados del pueblo sueco Giesecke indica que puede ser que las diferencias genéticas de las personas de otras latitudes tenga algo que ver, afectándoles más el virus. También indica que puede deberse a las costumbres y maneras de relacionarse e interactuar entre las personas: poco distanciamiento social, menor higiene, etc.

Muchos medios y otros países han optado por despotricar y deslegitimar el modelo sin alegar ni mostrar ningún tipo de evidencia que indique que confinamiento estricto sea una mejor solución, alegando que los suecos tienen el cerebro lavado.

Conclusión

  • Suecia ha acabado mejor parada en el ámbito sanitario y económico con su estrategia, los países con un confinamiento más estricto han sucumbido en 1 o las 2 áreas.
  • Se están utilizando los test PCR masivos para obtener gran cantidad de positivos / contagiados y atemorizar a la población. Los PCR son una herramienta de investigación no de diagnóstico.
  • El factor psicológico y el bombardeo de noticias negativas puede contribuir a la sugestión y el efecto nocebo.
  • La mascarilla llega a estar desaconsejada por el hecho de que se considera un foco de infección: al tocarse la mascarilla con las manos cabe la posibilidad de difundir aún más el virus.
  • Algunos gobiernos están tomando medidas irracionales y sin criterio científico-sanitario, sometiendo a su población a un confinamiento severo y sin precedentes que tendrá consecuencias.
  • La intención de Suecia ha sido mantener sus sistema sanitario funcionando, sin colapsos, y salvar vidas a largo plazo.
  • Suecia trataba de disminuir la propagación del virus mediante la inmunidad colectiva mientras se mantenía a flote parte de la sociedad y los negocios, de esa manera se ha conseguido salvar la economía.
  • El confinamiento estricto hubiera provocado problemas de otro tipo de morbilidades y patologías.
  • Los ciudadanos suecos no se han visto envueltos en una histeria colectiva, no se les han impuesto medidas y no han perdido sus derechos y libertades durante la pandemia.
  • Probablemente, la estrategia sueca de la inmunidad grupal sea la que deban seguir los países.
  • Puede que al final todo sea una gripe estacional llamada COVID19 a la que se la ha examinado con lupa y todo el mundo tiene su atención puesta en ella.
Estudios, referencia y bibliografía:

Compartir:

1 comentario:

  1. Los de Suecia ya no ocupan la vacuna forzosa con el microchip, ellos ya se estan poniendo los chips voluntariamente, por eso los dejaron que no acaten las "reglas" del coronatimo.
    https://nypost.com/2019/07/14/swedish-people-are-getting-chip-implants-to-replace-cash-credit-cards/

    ResponderEliminar