Mascarillas Obligatorias. ¿Perjuicio o Beneficio?


Mascarillas obligatorias.

 En España a partir del 21 de mayo las mascarillas empezaron a ser obligatorias en lugares públicos, antes de esta fecha se desaconsejaba ya que se podría provocar un desabastecimiento mundial.

Sin embargo, la medidas se endurecieron, empezando a ser obligatorias casi en todos los lugares (abiertos y cerrados) hubiera o no distancia de seguridad. Fue a partir del 9 de julio cuando la mayoría de las comunidades autónomas impusieron las obligaciones más severas respecto al uso de las mascarillas, la primera que dio el paso fue Cataluña.

A medida que avanzan los días se van sumando comunidades autónomas a las nuevas restricciones y se espera que incluso las más reticentes se adhieran al uso obligado de mascarilla.

No son pocos los ciudadanos que han protestado por esta obligación llena de contradicciones, ambigüedades y paradojas. Por ejemplo, en Andalucía se ha aprobado el uso obligatorio en espacios públicos estén abiertos o cerrados aunque se pueda mantener una distancia de seguridad de 1,5 metros. Su uso está exento en piscinas, playas, bares y restaurantes.

Sin embargo, gran parte de los ciudadanos no entienden porque no se puede ir a dar un paseo solo y por qué si se puede ir a bares, restaurantes y discotecas donde estás cerca de gente sin mascarilla. De momento, nadie, ni ninguna autoridad ha dado razones lógicas o que estén avaladas por la ciencia. No sabemos si estas medidas obedecen realmente a criterios sanitarios.

En el caso en el que estés en una terraza consumiendo o en la playa y hubiera fumadores la cosa se complica, porque según algunos epidemiólogos afirman que puede ser un factor de contagio ya que los fumadores pueden exhalar pequeñas gotículas que provoquen el contagio de las personas de alrededor.

Todo esto nos da qué pensar, ya que a mediados de junio aparecía la impactante noticia sobre que el tabaco (nicotina) podría ser beneficioso contra el coronavirus ya que apenas había fumadores hospitalizados por coronavirus. Algo que deberíamos coger con pinzas ya que los expertos afirman que son hipótesis. Lo que es seguro, es que independientemente de los resultados posiblemente no merezcan la pena los beneficios del tabaco viendo todos los problemas y muertes que causa cada año.

¿Son seguras las mascarillas?

Seguramente no vas a encontrar estudios rigurosos y serios sobre los beneficios de la mascarilla para evitar la propagación del coronavirus, hay muchas dudas, ni la OMS lo tiene claro. Y mucho menos vamos a encontrar estudios de que su uso sea seguro en población sana, asintomática, durante un uso prolongado y en condiciones climáticas adversas como el calor.

Sin embargo, podemos encontrar estudios que nos sugieren que la mascarilla (N95) puede llegar a ser perjudicial, impidiendo el intercambio gaseoso. En definitiva, vamos a encontrar pocos estudio sobre la seguridad en el uso de mascarillas para la población en general.

Lo que sí estamos empezando a ver son testimonios de pacientes que están empezando a tener problemas por su uso prolongado: dolor de cabeza, hipoxia, ahogamientos por el calor, hipercapnia, pleuresía y algunos tipos de neumonías. Conocimiento empírico, lo estamos viendo. Algunos estudios como éste nos pueden dar una pista de lo que está pasando. En cirujanos la saturación de oxígeno se ve afectada tras realizar operaciones con mascarilla quirúrgica. Posiblemente, el problema se agrave en personas mayores o con patologías previas. Algunos estudios también afirman que puede provocar daños e irritación en la piel.

Muchos organismos y especialistas insisten en su uso, lo cierto es que no hay evidencia de que sean útiles para contener al coronavirus, así como tampoco sabemos si hay conflicto de intereses para apoyar su uso masivo. Solo existe una opinión y el consenso de organismos y especialistas así como la teoría de que pueden ser útiles para el "control", es esto lo que ha derivado en la obligación indiscriminada, sin ninguna consistencia científica detrás, como ya hemos dicho en párrafos anteriores.

¿Aunque la mascarilla funcionara ayudaría a evitar el contagio?

Aún funcionando, sabemos que las personas son el eslabón más débil, dan una falsa sensación de seguridad. La mayoría de la población no ha sido instruida para su correcto uso: mantenimiento, desinfección y desecho. La mayoría de mascarillas no traen prospecto o es insuficiente. Parece una tontería, pero muchas personas no saben utilizarla correctamente, se la colocan mal, se la retiran mal, se tocan la cara y la guardan en lugares con bacterias, además muchos utilizan la misma mascarilla durante días o semanas. El experimento de la farmacéutica Marisa Garcia Alonso lo pone de relieve. Incluso llega a afirmar que algunas mascarillas ya llegan con bacterias de fábrica.

Muestra del cultivo: diversas bacterias.


Vídeo del cultivo de bacterias en mascarilla

Podemos deducir que seguramente no sea muy sano respirar todas esas bacterias y hongos que se puedan formar en la tela de nuestra mascarilla, para estar seguro que la usamos correctamente deberíamos desinfectarla minuciosamente o desecharla por otra cada poco tiempo, en el caso de las quirúrgica cada 4 horas dejan de ser efectivas y deberíamos reemplazarla. En el caso de las FFP2 su duración se alarga algo más en el tiempo, aunque no hay nada claro, normalmente los fabricantes no indican el tiempo durante el que son efectivas (vida útil), algunos organismos como la CDC afirman que pueden usarse durante 8 horas seguidas o intermitentes, algunos afirman que es efectiva durante 48 horas.

Igualmente, la mascarillas no serian suficientes, la higiene y el lavado de manos son imprescindibles para evitar el contagio.

¿Qué hay de las personas y autoridades que defienden a ultranza el uso de mascarilla y nos persuaden a hacerlo?

Lo que hay que hacer es no caer en la falacia ad verecundiam o falacia de autoridad. La cual nos lleva a pensar que lo que dice un experto es cierto porque tiene reputación en la materia de la que trata. Un médico, un científico, puede opinar lo que quiera sobre un tema pero si no hay ensayos o estudios científicos rigurosos que lo avalen es como escuchar de llover y no deberías perder tu tiempo, siempre exígele evidencia científica y asegúrate de que no está utilizando una falacia de evidencia incompleta (cherry picking). Un estudio siempre hay que "cogerlo con pinzas", saber si está bien diseñado y averiguar si no hay conflicto de intereses.

Muchos hemos visto el vídeo del Dr. Gaona donde se demostraba que la mascarilla no asfixia y no causa perjuicio (al menos en el corto plazo como demostró en el vídeo...). Al final del vídeo advierte que no es un experimento digno de publicar, claro que tampoco lo es para sugerir a la gente que use la mascarilla indiscriminadamente sin conocer sus patologías previas. Además recomienda su uso incluso haciendo deporte, cosa que incluso desaconseja Sanidad y la OMS ya que entra dentro de sus excepciones. Dicho esto, ¿por qué deberíamos discrepar?

  • Es un experimento casero y de duración limitada, de carácter observacional y anecdótico, queda muy lejos de ser un estudio científico experimental que es lo que nos interesaría. Dicho esto la metodología es errada solo se pueden medir algunas variables aisladas.
  • Sería idóneo una muestra más grande de personas, tanto sanas como con patologías previas.
  • Que se pueda reproducir y replicar obteniendo los mismos resultados.
  • Revisión por pares.
Lo curioso es que en los comentarios del vídeo un usuario experto le comenta las irregularidades y deficiencias del experimento:



Por lo tanto, en el vídeo se hace hincapié en las "bondades" de las mascarillas y poca o ninguna referencia se hace a las posibles consecuencia y efectos adversos a largo plazo del uso de la mascarilla.

Algunos medios se están haciendo eco de la opinión de algunos médicos que ya alertan del peligro de las mascarillas y su uso indiscriminado a lo largo del tiempo. En una entrevista que ha realizado Periodista Digital y Diario Area al médico de familia Rafael Gazo Lahoz queda patente las dudas que hay sobre su seguridad. Llega a afirmar lo siguiente:

"Se trata de respirar un cúmulo de bacterias putrefactas que la persona acumula constantemente, es inútil y además los va a enfermar a la corta y a la larga. Añade el médico que no podemos respirar nuestro CO2 por mucho tiempo, salvo en momentos muy especiales y escaso período de tiempo."
"Ya está bien, ningún germen se transmite por el aire. Necesitan un vínculo, como es la saliva, sangre o flujo. Sin embargo, sí recomienda la distancia, pero no el bozal en la playa, en el campo o por la calle y cuando se permita mantener el metro y medio. Es una barbaridad que haya que llevar una barrera al aire libre con infinidades de contraindicaciones que supone taponar la respiración y almacenar bacterias tremendamente infecciosas y los colegios de médicos lo dijeron en febrero, ahora están todos callados cómo momias."
El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) también se pronunció sobre la inutilidad de la mascarilla al aire libre en una nota de prensa.

Hay algunos epidemiólogos como Pedro Arcos de la Unidad de Investigación en Emergencias y Desastres de la Universidad de Oviedo que se han pronunciado sobre la ineficacia de las mascarillas al aire libre.

Respecto a a lo que ocurre fuera de España, en Europa el juez de Estraburgo Henri Simon ha suspendido el decreto que obligaba a llevar mascarilla en el centro de la ciudad dictaminando lo siguiente:

"una interferencia en el ejercicio del derecho al respeto de la vida privada en el sentido del artículo 8 de la convención europea para la protección de los derechos humanos. El hombre y las libertades fundamentales. "

¿ Qué dice Sanidad y la OMS de las mascarillas?

Son estos organismos los que velan por nuestra salud, así que suponemos que tienen la información más puntera y tienen claro lo que tenemos que hacer, lo cierto es que en sus propios documentos muestran atisbos de dudas. Si acudimos al documento de Sanidad: RECOMENDACIONES SOBRE EL USO DEMASCARILLAS EN LA COMUNIDAD EN EL CONTEXTODEL COVID-19

Si nos fijamos en el punto 1.1: 
"No  hay  aún  un  consenso  claro  respecto  al  uso  de  mascarillas  quirúrgicas  en  el  ámbito  comunitario a nivel internacional para la prevención de la infección por SARS-CoV-2. La falta de evidencia  ha  provocado  que,  hasta  ahora,  no  se  haya  recomendado  que  las  personas  que  no  tienen síntomas o que no están a cargo de la atención de pacientes deban usar una mascarilla quirúrgica  para  reducir  el  riesgo  de  transmisión  de  COVID-19."
Otro párrafo: 
" Las  mascarillas  quirúrgicas  e  higiénicas  son  utilizadas  ampliamente  por  la  comunidad  en  países  asiáticos  como  China,  Singapur,  Corea  del  Sur  o  Japón y su uso ha sido cada vez más común desde la epidemia de SARS de 2003. Sin embargo, no  se  ha  determinado  si  el  uso  de  mascarillas  por  parte  de  la  población  está  vinculado  a  las  tasas  más  bajas  de  COVID-19  observadas  en  algunos  de  estos  países,  ya  que  el  uso  de  mascarillas  es  solo  una  de  las  muchas  medidas  de  respuesta  que  se  han  aplicado  en  estos  países  y  sus  prácticas  de  la  etiqueta  respiratoria  e  higiene  de  las  manos  se  consideran  más altas que en otros lugares."
Punto 4. :
 "Tampoco  se  recomienda  el  uso  de  mascarilla  en  las  situaciones  en  las  que  una  persona  se  encuentre sola y sin probabilidad de tener contacto con otras personas."
Anexo 1. Punto 7: 

"Riesgos potenciales relacionados con el uso de mascarillas y con la recomendación de uso de  mascarillas:

  • Auto-contaminación que puede ocurrir al tocar y reutilizar una mascarilla contaminada.
  • Falsa  sensación  de  seguridad,  que  puede  llevar  a  una  menor  adherencia  a  otras  medidas preventivas como el distanciamiento físico o la higiene de las manos.
  • Dependiendo del tipo de mascarilla utilizada, posibles dificultades para respirar.
  • Desvío  de  los  suministros  de  mascarillas  y  la  consiguiente  escasez  de  mascarillas  para  los trabajadores de la salud.
  • Desvío de recursos de medidas efectivas de salud pública, como la higiene de manos."
Mal usadas y previamente contaminadas pueden hacer el efecto contrario.

Anexo 3. Recomendaciones de organismos:

Según este documento la OMS "no recomienda la mascarilla en la población en general, aunque delega la adopción de medidas a los países según su situación epidemiológica."

La CDC recomienda: "utilizar mascarilla higiénica o cubrirse la cara en lugares públicos donde las medidas de distanciamiento social sean difíciles de mantener especialmente en áreas de transmisión comunitaria."

LA ECDC: "se podría considerar el uso de mascarilla higiénica en la comunidad, especialmente cuando se visiten espacios ocupados y cerrados, como supermercados, centros comerciales, o cuando se use transporte público, etc. El uso de máscaras faciales en la comunidad debe considerarse solo como una medida complementaria de las medidas preventivas."

Por lo tanto, vemos que ningún organismo ha aprobado expresamente la obligación de mascarillas en la población general. Podemos pensar que el uso obligatorio no obedece a criterios estrictamente sanitarios.

Anexo 4. Resumen de las recomendaciones de uso de mascarillas en la comunidad:

Actualmente estas recomendaciones parece que son contradictorias o bien en desuso ya que en casi toda España las mascarillas son obligatorias en espacios abiertos o cerrados haya o no distancia de seguridad.

Por lo tanto, no existe una recomendación universal ni consenso. Cada país actúa de manera distinta para intentar erradicar la pandemia. Noruega, Suecia y Dinamarca no usan mascarillas y han optado por otras estrategias como el distanciamiento social (lo indica el propio documento de Sanidad, punto 1.2).

Documento interesante a modo de resumen sobre la evidencia que hay sobre el uso de mascarillas:


Obligatoriedad mascarilla Europa

Recomendación CDC sobre la mascarilla N95

Evidencia científica al respecto.

Jueces y tribunales pronunciándose sobre el uso de la mascarilla en distintos puntos de Europa:

A todo esto, podemos sugerir que la mascarilla no es la panacea, quizás un elemento más que es utilizado prevenir la infección y que en el largo plazo o mal usada puede causar problemas, algunos que incluso desconocemos, ya estamos viendo efectos adversos puntuales en algunas personas.

Vídeos de interés para complementar la publicación:


Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario