Las contradicciones de la OMS durante la pandemia del coronavirus y cronología del desastre

Antes de la pandemia del coronavirus cualquier ciudadano creía que la OMS era una organización reputada y legitimada para influir sobre la salud de las personas. En la pandemia que atravesamos hemos sido testigo de sus múltiples contradicciones y desvaríos. Varios países han retirado su financiación como EEUU, otros como Brasil estarían a punto de hacerlo.
Para muchos ciudadanos la OMS está desacreditada y no tiene credibilidad, otros muchos piensan que obedece a otro tipo de intereses que no son precisamente la salud de los ciudadanos del mundo.

No es para menos, desde la declaración de la pandemia la OMS ha realizado declaraciones que más que aclarar han hecho confundir a la población y al personal sanitario.

Propagación y transmisión del virus

  1. A principios de año (2020) la OMS nos alertaba de que el virus estaba en el aire suspendido y era posible que nos pudiéramos infectar, siendo este la principal vía de propagación. No era concluyente la transmisión de persona a persona. 
  2. Posteriormente, a final de enero concluyen que la transmisión entre personas es posible y que se produce mediante las gotículas que la persona portadora expulsa al toser o estornudar. 
  3. A mediados de marzo la OMS nos informa que el SARS-CoV-2 no se encuentra suspendido y flotando en el aire y que solo puede darse en entornos muy específicos como hospitales al tratar pacientes infectados. 
  4. Nuevamente, y por tercera vez el 8 de julio la OMS rectifica alegando que si es posible la transmisión aérea en espacios cerrados y poco ventilados. Por lo que hasta la fecha en la que se escribe este artículo la OMS alega que existen dos vías principales de transmisión: mediante gotículas respiratorias y la suspensión en el aire de pequeñas partículas del virus que pueden ser inhaladas. Nos recomienda tener precaución con ventiladores, aire acondicionados o ventiladores.
Posible propagación y transmisión: coronavirus sobre las superficie de los objetos

  1. El 23 de marzo la OMS y expertos alegaban que el virus podía depositarse 24-48 horas sobre cierto tipo de superficies, había que tener cierto cuidado con el acero y el plástico ya que el virus podía llegar a sobrevivir hasta 72 horas (3 días), en papel y cartón sobre 24 horas.
  2. El 16 de mayo la OMS afirma que no hay pruebas concluyentes de que se produzca la transmisión e infección con objetos como teclados, ratones, picaportes, etc. Sin embargo, nos recomienda la desinfección de las superficies en la medida de lo posible.
  3. Sin embargo, en su página oficial: -Preguntas y respuestas sobre la transmisión de la COVID-19- parece que vuelven a contradecirse, ya que indican que es posible el contagio mediante «fómites», es decir, un objeto o superficie que puede transferir el virus de una persona a otra si previamente un infectado ha estado en contacto con el objeto/superficie/utensilio en cuestión o ha tosido/estornudado sobre él.
Recomendación sobre mascarillas en España

La cuestión sobre las mascarillas la hemos sufrido todos. Hoy sí, mañana no, ayer no sé, pasado puede.

Al iniciarse los primeros brotes, supuestamente en febrero (25-26): la OMS no recomendaba la mascarilla la población general solo a enfermos y sanitarios. El Gobierno de España afirmaba que no tenía ningún sentido usar mascarilla, ya que según ellos iba a ver algún que otro caso aislado. Algunas personas por iniciativa propia y sobre todo ciudadanos chinos ya hacían uso de ella debido a la alarma sanitaria de su país. 
La estrategia del Gobierno en ese momento era la de no alarmar a la población y no hacerse acopio de material sanitario, pues estábamos totalmente abastecidos y teníamos la capacidad y los mecanismos de hacer frente y contener una pandemia. Sanidad y el ministro Illa afirmaban lo anterior.

En marzo la situación se complica, el Gobierno afirmaba no usarla si estabas sano, solo si estabas enfermo o tenías algún síntoma. Incluso criticaban a aquellos que ya la usaban, alegando que es fácil hacer mal uso de ellas, además de que podríamos producir desabastecimiento.
Recordemos que en marzo se seguían celebrando eventos multitudinarios en España pese a que la OMS ya había advertido el 14 de febrero de el riesgo de celebrar eventos masivos, el de mayor afluencia fue 8M, es el mes donde explotan todos los brotes y se disparan los infectados. El 11 de marzo la OMS declara al coronavirus pandemia global. El 15 de marzo España ya se encuentra confinada.

Primera semana de abril, las recomendaciones sobre el uso de mascarilla no estaba clara, el Gobierno se mostraba dubitativo, no tenían una respuesta clara. Algunos miembros del ejecutivo como el Presidente del Gobierno ya la estaban usando en algunas de sus visitas y viajes, lo cual generó mucha más confusión y dudas.

El 10 de abril comparece el Gobierno afirmaba que su uso ahora sí era recomendable, sobre todo en el transporte público. El ministro Illa también afirmaba que las mascarillas higiénicas como un producto “altamente recomendable”. El 23 de abril mediante decreto se impone un precio máximo a mascarillas (0,96 €) y al gel desinfectante. El 29 de abril en una de las rutinarias comparecencia de Fernando Simón se afirmaba que estaba totalmente recomendada para la población general aunque no fuera obligatoria.

Primeras semana de mayo, hay gran confusión sobre el uso de las mascarillas, hay disputas entre Gobierno Central y Regional. Algunas regiones habían empezado a repartirlas gratuitamente. El caso más llamativo fue el de Madrid que gracias a la logística del Gobierno Regional se repartieron mascarillas FFP2 de alta protección y reutilizables. El Gobierno Central estaba en desacuerdo con este tipo de mascarillas, ya que según ellos no están recomendadas para la población general, solo para sanitarios y pacientes de riesgo.

A partir del 4 lunes de mayo las mascarillas empezaron a ser obligatorias para todo el mundo que viajara en transporte público. Además, se repartirían mascarillas gratuitamente en los accesos principales del mismo.

El 17 de mayo el ejecutivo empieza barajar el uso de la obligatoriedad del uso de la mascarilla a la población general, siguen siendo recomendables.

El 21 de mayo mediante la Orden Ministerial publicada el 20 de mayo de 2020 se establece el uso obligatorio de mascarillas cuando no se pueda mantener una distancia de seguridad de al menos dos metros en los espacios públicos para las personas de 6 años en adelante, también se recoge alguna que otra excepción. Se recogen multas de hasta 600 € por incumplimiento de esta orden.

Junio y julio aparentemente hay tranquilidad el 21 de junio de 2020 finaliza el estado de alarma se propone una transición hacia la nueva normalidad, hay algunos cambios la distancia de seguridad pasa de 2 m a 1,5 m, sin embargo a primeros de julio empiezan a aparecer nuevos rebrotes Zaragoza (Aragón) y Cataluña. Las comunidades empiezan a endurecer las medidas exceptuando algunas como Madrid o Valencia. Una de las medidas más restrictivas es la que nos obliga a llevar siempre mascarilla en espacios cerrados y abiertos se cumpla o no la distancia de seguridad (Andalucía). Las multas por incumplimiento son de 100 €.

Si el lector quiere ahondar más le remito a documentos oficiales de Sanidad y la OMS. Hay varias lagunas y ambigüedades ya que según el documento de Ministerio de Sanidad en el punto 1.1 nos dice:

"No  hay  aún  un  consenso  claro  respecto  al  uso  de  mascarillas  quirúrgicas  en  el  ámbito  comunitario a nivel internacional para la prevención de la infección por SARS-CoV-2".

"Sin embargo, no  se  ha  determinado  si  el  uso  de  mascarillas  por  parte  de  la  población  está  vinculado  a  las  tasas  más  bajas  de  COVID-19  observadas  en  algunos  de  estos  países".

Respecto al documento de la OMS, en la página 4:

"A  la  fecha  no  se  conocen  estudios  en  los  que  se  hayan  investigado la eficacia y los posibles efectos secundarios del uso  general  o  continuo  específico  de  mascarilla  por  los  trabajadores   de   salud   para   prevenir   la   transmisión   del   SARS-CoV-2".

Parece que estos organismos no tienen muy claro sobre la efectividad de la mascarilla aunque nos la recomienden e incluso nos obliguen a llevarla.

El extraño caso de los asintomáticos

En este punto estamos igual, hay muchas dudas y ha habido múltiples contradicciones por parte de la OMS y estamos hablando de contradicciones en el mismo día alegando un malentendido.

Contradicciones de la OMS


Desde el 1 de febrero la OMS afirmaba que es raro el contagio en asintomáticos:

El 5 de marzo Maria Van Kerkhove de la OMS en unas declaraciones afirmaba que los asintomáticos pueden transmitir la enfermedad aunque no se consideraban un foco importante de transmisión.

El 2 de abril la OMS publica un informe revelador "hasta la fecha no ha habido transmisión asintomática confirmada" aunque no descartaban que pudiera ocurrir.

El 8 de junio Maria Van Kerkhove  hacía la siguiente declaración "es muy raro que una persona sin síntomas transmita la enfermedad". Posteriormente tuvieron que rectificar, fue Tedros Adhanom quien compareció alegando que los asintomáticos pueden transmitir pero que se necesitan más estudios al respecto.


Tratamientos y medicamentos experimentales contra el coronavirus

Mientras los investigadores y los laboratorios están trabajando en una vacuna se han propuesto múltiples tratamientos para combatir el COVID algunos con más éxitos que otros.

  • Cloroquina, un fármaco utilizado contra la malaria y otra enfermedades autoinmunes. Es el medicamento que usaron los dos famosos médicos chinos para tratarse contra el coronavirus, para sorpresa de todos su piel se volvió oscura.
Yi Fan y Hu Weifeng hospitalizados por COVID-19

  • Hidroxicloroquina: es una variante de la cloroquina también utilizado contra el COVID19 el Presidente de EEUU Donald Trump afirmaba que lo estaba tomando para defenderse del contagio.
  • Azitrocina: se ha estado utilizando en combinación con la hidroxicloroquina, es un antiguo medicamento, se trata de un antibiótico de amplio espectro para tratar ciertas bacterias que pueden provocar neumonías y bronquitis, de ahí su posible utilidad contra el coronavirus.
La FDA autorizó estos dos fármacos antivirales para hacer frente al coronavirus, posteriormente sabemos que los desautorizo ya que los ensayos no eran nada halagüeños: problemas cardíacos y hepáticos. Se ha llegado a la conclusión de que puede llegar a aumentar la mortalidad de los pacientes de COVID en un 45%.
  • Remdesivir: es un medicamento antiviral ha aparecido bastantes en las noticias debido a la polémica sobre la compra masiva de EEUU de este medicamento dejando desabastecidos al resto de países. En el pasado se ha utilizado para tratar el ébola. Ha sido aprobado su uso en EEUU y Reino Unido, los primeros ensayos sugieren que los pacientes de COVID-19 se recuperan antes.
  • MMS: también llamado suplemento mineral milagroso está compuesto por una solución acuosa de 28 %​ de clorito de sodio. Se trata de un compuesto polémico para la comunidad científica ya que realmente no hay ensayos que demuestren que es eficaz contra el coronavirus. Se ha propuesto para combatir el COVID-19, incluso algunos países han autorizado su uso (Bolivia). En España, el mayor defensor y evangelista por excelencia del MMS es Josep Pàmies Breu.
  • Dexametasona y corticoesteroides: se usan como antiinflamatorios e inmunosupresores ayuda a evitar las lesiones debidas a la inflamación ayuda a reducir las muertas de las personas hospitalizadas conectadas a un respirador.
Hay otros fármacos que se están investigando y ensayando en pleno apogeo de la pandemia. A su vez, hay prometedores avances respecto a la vacuna, según sabemos, la Universidad de Oxford está obteniendo unos resultados preliminares bastante prometedores.


Fuentes y bibliografía de interés:

Compartir:

0 comentarios:

Publicar un comentario